Sobre mí

¿Necesitas un cambio integral?

¿Estás inconforme con tu hogar y con algunas situaciones en tu vida?

¿Te gusta el diseño pero además quieres conectarte contigo?

¿Tienes poco tiempo pero aún así quieres realizar cambios?

¿Quieres que las buenas energías te rodeen para mejorar en lo mental y espiritual?

¡¡¡Estás en el lugar indicado!!!

En mi blog ayudo a personas a encontrar su espacio ideal mediante sus hábitos, gustos y espiritualidad. Te ofrezco soluciones prácticas que vinculan la decoración con el desarrollo personal y la espiritualidad con el objetivo de alcanzar metas y mejorar la vida cotidiana.

Con productos o servicios especializados podrás identificar fácilmente cual es el espacio que deseas, y juntos trabajaremos para diseñar tus ideas, así no las tengas claras. Sabrás cuál es tu estilo y podrás decidir claramente que cosas comprar para la decoración y cuales no.

Y lo más importante, te sentirás a gusto en lo físico, mental y espiritual y aprenderás a manejar el espacio como una prolongación de tu esencia.


En cuanto a mi historia…

 

¡Hola! Me llamo Marcela Caicedo y soy arquitecta de profesión. Nací en Ecuador y por lo pronto radico en mi país. Me apasiona ayudar a personas amantes del diseño interior a lograr su espacio ideal para que se sientan en armonía en lo físico, mental y espiritual. Soy amante del desarrollo personal y escogí el emprendimiento digital como herramienta para aprender y hacer crecer a quienes quieran acompañarme. Veo la arquitectura como un elemento para conectarme con mi espíritu, y que el espacio sea el reflejo de nuestra alma.

Mis metas en la vida eran las promedio de cualquier joven egresada de la Facultad de Arquitectura, obtener un empleo en el que reciba un sueldo decente para vivir y pagar mis estudios de cuarto nivel, se podría decir que lo logré. Casi inmediatamente de graduarme obtuve un trabajo estable, en una constructora joven pero que prometía crecer, mi trabajo era hacer de todo, desde tratar con clientes, diseño y residencia de obra. Empecé con el ánimo por las nubes, me encantaba hacer lo que hacía y paralelamente inicié la maestría en la universidad de postgrado, esta nueva etapa de mi vida era lo que estaba buscando después de una dura ruptura sentimental. Prometedor ¿no?

Pues no, el sueldo no era tanto como esperaba, seguía viviendo con mis padres y me alcanzaba únicamente para la mitad de la colegiatura. El trabajo poco a poco dejó de tener horario, realicé jornadas de hasta 12 horas sin pago extra ni afiliación al seguro social y muchas veces no tenía tiempo de almorzar. Para colmo, mi creatividad era coartada y el trabajo se hizo rutinario y mecánico. Siempre me ha gustado aprender, y sentía que no aprovechaba la maestría como debía porque me quedaba dormida con facilidad en las clases o mientras realizaba los trabajos.

Mi jefe trabajaba mucho más que yo; cada vez lo veía más estresado, con problemas laborales y de salud. En mi mente pensaba ¿Esto es el éxito? ¿Así va a ser toda mi vida?

Un día, recibí una llamada que cambió mi vida, una amiga con la que había dejado de hablar por algunos años me invitó a un curso de liderazgo, no tenía idea de lo que era. Acepté. Por un lado quería recuperar nuestra amistad, y por otro pensaba que me serviría para despejar la mente. Esas semanas que se convirtieron en meses, me ayudaron a empezar un cambio mental que no lo habría hecho de ninguna otra forma, entendí que lo que vivía era el resultado de mis acciones, por haber dejado influenciarme por expectativas externas y nunca haberme preguntado ¿Qué es lo que YO quiero para mi vida?

Decidí dejar el trabajo para dedicarme únicamente a la maestría por el tiempo que quedaba, con algunos ahorros solventaba la colegiatura en su totalidad. Al terminar mis estudios volví a entregar carpetas, con la sorpresa que ahora estaba sobre calificada para muchos trabajos en los que ofrecían condiciones iguales o peores a mi anterior empleo. Los contratos eran ocasionales y algunos no permiten vacaciones. Mi decepción crecía día con día. Entonces, escuché a Alejandra López (me identifico casi totalmente con sus videos en YouTube) y a Enrique Delgadillo (ejemplo de emprendedor y maestro del hackeo mental), hablar sobre el cuadrante del flujo del dinero y la libertad financiera.

Mientras más leía y escuchaba, me daba cuenta que el mundo había cambiado y que existen nuevas formas para trabajar en lo que realmente amas, ayudar a muchas personas y ser libre financieramente.  Después de haber tenido alguna experiencia con un negocio digital, inicié este emprendimiento con nuevas herramientas para aprender a reconectarnos con nosotros mismos mediante el espacio.

Soy inquieta e impaciente, pero al mismo tiempo me he prometido ser fiel a mí misma y salir adelante en lo que en verdad amo hacer. Mi objetivo no es tener un sitio web lleno de fotografías y estilos impersonales, es ver la arquitectura y el diseño como medios de expresión y conexión, para que el espacio sea el reflejo de nuestra alma.

¡Un abrazo y buena vibra!

6 comentarios en “Sobre mí

¿Qué opinas?

¿Quieres saber que tan feng es tu hogar?

Recibe gratis:

  • Test feng shui para el hogar
  • Soluciones acorde a tu resultado
  • Una hoja de ruta para guiarte en tu camino.
Tu información está a salvo con nosotros.