Cómo convivir con personas de baja vibración

Cuando crecemos en familias donde existen conversaciones o personas de baja vibración, es común no darnos cuenta de estos hábitos, hasta que vamos tomando consciencia y tenemos la oportunidad de comparar. El crecimiento espiritual; desde mi punto de vista, aparece como un sendero al que es inevitable ingresar cuando estamos listos, pero de lo contrario pasará desapercibido.

En mi caso comenzó en el 2013 y hasta ahora no se han acabado mis ganas de aprender, pero una cosa es la teoría y otra es la práctica. Cuando tenemos personas cercanas a las que amamos y nos aman, resulta complicado separarnos y evitar que nos afecte su baja vibración.

En este caso te comparto lo que he aprendido y aplicado para que la baja vibración de las personas con las que convivo me afecten lo menos posible.

Tus audífonos son tus mejores amigos

No hay que esperar a que la baja vibración nos afecte. En cuanto nos damos cuenta el camino que va a tomar la conversación es mejor tener a mano los audífonos y escuchar lo que sea que te suba el ánimo, puede ser música, podcasts o videos de YouTube. La idea cuidar muchísimo lo que ingresa a nuestro cerebro sobre todo si es de baja vibración.

Otras personas no son tu responsabilidad

Me costó mucho tiempo entender que no debo sentirme responsable por los sentimientos que otras personas tienen, especialmente cuando no tengo nada que ver en el asunto. Ver sufrir a las personas que quieres no es agradable, pero es su elección. Tú responsabilidad es tu vibra y tus sentimientos, nada más.

Toma la baja vibración como un reto

Estoy leyendo un libro de Tony Robbins en el que habla de cómo programar nuestro cerebro para detonar agentes positivos dentro de algo que no nos gusta. En este caso me di cuenta que tengo la oportunidad perfecta para entrenarme en mejorar mi inteligencia e independencia emocional. No niego que muchas veces me cuesta trabajo pero me siento orgullosa de mi progreso.

El mayor acto de amor es dejar ser

Otro mentor a quien he seguido pero no tan de cerca es Borja Vilaseca, quien dijo esta frase en una de sus conferencias, y la verdad me dejó perpleja. Muchas veces es nuestro ego quien nos dice que deberíamos cambiar a tal o cual persona; pero ¿Quiénes somos para estar seguros que somos dueños de la verdad? Cada quien tiene su propio camino, y el verdadero acto de amor es acompañar a nuestros seres queridos y dejarlos ser aunque no estemos de acuerdo.

La baja vibración también es una elección

Toma en cuenta que “nadie te hace”, nosotros permitimos que nos afecte nuestro entorno. Es por esto que debemos entrenarnos para tener nuestro momento víctima y después elegir subir nuestra vibración, no culparnos ya que venimos a aprender en forma de experiencia humana.

Tener baja vibración no es lo mismo que ser una persona tóxica, para este caso te recomiendo este post.

Espero que estos consejos te sirvan para mantener tu vibra alta, sin importar quienes te rodeen. Déjame saber en los comentarios que te ha parecido ese post o sobre que otros temas quieres que trate. No olvides suscribirte si no lo has hecho aún para que formes parte de esta gran familia y recibas tus regalos.

¡Un abrazo y buena vibra!

¿Qué opinas?