Cómo hacer feng shui en tu interior

En estos últimos posts he hablado bastante sobre cómo utilizar el feng shui en el diseño para mejorar nuestra vida, pero no he dado el debido énfasis al cambio que debemos realizar constantemente para ver resultados, el cambio interior.

El feng shui es un modo de vida que nunca se termina de aprender. Es una ciencia que puede ser adaptada de mil maneras dando buenos resultados. Debo confesar que en este caso no tomé información de libros o webs certificadas, sino recopilé los hábitos que trato de incorporar para hacer mi vida sencilla y feliz, tomando como base el propósito del feng shui.

  1. Agradecer

Ya tenemos todo lo que necesitamos, y si no te has dado cuenta, agradece. Nuestro cerebro cambia de enfoque si observamos lo que tenemos y no lo que no tenemos.

Agradecer es el primer paso para sentirnos plenos y humildes al mismo tiempo. En la mañana agradece 3 cosas con las que cuentas y en la noche 3 cosas que te han sucedido, verás cómo tu vida da un giro y empiezas a experimentar la verdadera dicha interna.

  1. Estar en el presente

Un ejercicio que aunque es simple, toma tiempo, y como siempre, recomiendo la meditación como el medio para poder lograrlo. Trata de enfocarte en el instante actual, mientras lees este texto, enfócate en cada letra y lo que quiere decir, deja de lado todo lo demás.

Cuando tomes tu ducha siente el agua cayendo por tu cuerpo, escucha el sonido de las gotas; cuando camines siente el viento, observa tu entorno. Estar presente es otra forma de meditar, para que cuando tengas una reunión familiar, disfrutes al máximo de tus seres queridos, cuando veas una película te concentres en la trama y dejes de lado las preocupaciones.

  1. Liberar cargas

Resentimiento, ira, rencor, son sentimientos que solo hacen daño a quienes los albergan. El perdón es necesario para nuestra salud física, mental y espiritual. Liberarnos de esas cargas nos hacen ligeros y conscientes para tomar decisiones correctas, evitando el dejarnos llevar por emociones negativas del pasado.

  1. Enfocar prioridades

Las prioridades son necesarias para organizar nuestra vida y no tienen que ser tan rígidas. Por ejemplo: Quedé con mis padres para cenar (ellos son mi prioridad #1), pero si una amiga me llama porque tiene una crisis emocional ella será mi prioridad en ese momento y puedo dejar de lado la cena.

La idea es tener en mente que es lo importante en nuestra vida, y no desenfocarnos con cosas que no lo son. Hoy en día es común ver niños que prácticamente no ven a sus padres, enfermedades causadas por estrés y fatiga. Perdemos de vista nuestra salud y seres queridos por no dar la debida importancia al trabajo.

  1. Hacer lo que amas

Este punto va enlazado al anterior. Da prioridad a las actividades que te encantan, por lo menos una media hora al día dedícate a hacer algo que realmente disfrutas. Esto, además de darle sentido a tu vida, te relaja y motiva a ser mejor persona.

Espero que estos consejos te hayan servido para ayudar a depurar tu ser interior. No olvides suscribirte si no lo has hecho aún para formar parte de esta gran familia y recibir tus regalos. También déjame saber en los comentarios que te ha parecido este post o sobre que otros temas quieres que trate.

¡Un abrazo y buena vibra!

¿Qué opinas?