¿Cómo ser feliz siempre? a pesar de la violencia

Ser feliz siempre fue una de mis metas hasta hace poco tiempo. No sé si sabes, pero este mes ha sido bastante complicado en mi país, Ecuador. Soy una persona polifacética y me encanta hablar de política, mi padre siempre me ha inculcado estudiar y tener un criterio crítico, por lo que se me hace complicado separarme de toda la violencia que sufre mi gente y ponerme a meditar, encender una vela y agradecer por un nuevo día.

No dudo ni un poco del poder de la meditación, soy consciente de cuanto puede cambiar una realidad tanto individual y colectiva. Tampoco dudo sobre el poder del feng shui y como organiza la energía para armonizar nuestro mundo. Por eso estudio, practico y difundo estos mensajes.

Pero una cosa es la teoría y otra muy diferente es la práctica. En resumen he aprendido que no se puede, y no se debe ser feliz siempre. Está bien sentir ira, tristeza o rabia cuando ves una injusticia, está bien hablar cuando algo te perjudica, y es bueno extender tu mano cuando hay personas que necesitan ayuda y empatizar con su dolor.

No se debe ser feliz siempre.

Parte de la vida también es sentir ira. El secreto está en canalizarla. Como me dijo mi padre, no dejes que lo que sientes te pudra por dentro, está bien que te indignes pero entiende que lo que quieres es ayudar tu gente y eso se hace con amor, no con odio.

Cuando sientas algo negativo, entiende el por qué y actúa pensando en el mejor beneficio para ti y los que te rodean. No dejes que las malas acciones de los demás te hagan tomar decisiones de odio.

Empatiza.

Todos estamos conectados y formamos una red dentro del universo. El dolor del otro es también tu dolor, si el otro es feliz, comparte su felicidad.

Dentro de todo lo que sucedió, vi la mejor y la peor versión que un ser humano puede tener. Médicos arriesgando su vida para salvar personas; jóvenes haciendo cadenas humanas para trasladar niños y madres en medio de bombas lacrimógenas. Debo decir que me quedo con lo bueno, decido desprenderme de los ataques y de la violencia y me quedo con la solidaridad de personas totalmente desconocidas que extendieron su mano desinteresadamente.

Todo lo que ocurre es para bien, siempre.

En medio del dolor me reencontré y conocí gente maravillosa, enfrenté un miedo que nunca había sentido en mi vida (espero no volver a sentir) y valoré cosas que ni siquiera sabía que tenía. Doy las gracias con los brazos abiertos por todo lo que viví y entrego amor y valor a quienes siguen sufriendo por todo lo que sucedió.

Seamos empáticos y solidarios, pidamos justicia y verdad para que como consecuencia llegue la paz.

No olvides suscribirte si no lo has hecho aún para que formes parte de esta gran familia y recibas tus regalos. Déjame saber en los comentarios que te ha parecido este post o sobre que otros temas quieres que trate.

¡Un abrazo y buena vibra!

8 comentarios en “¿Cómo ser feliz siempre? a pesar de la violencia”

  1. Hola Marcela, que bueno que lo dices.Yo pienso igual, no se puede ser feliz todo el tiempo, hay emociones que debes dejar salir y vivir. No puedes estar ajeno a lo que pasa a tu alrededor. Lo que si no debe pasar es que la situación nos amargue. Y algunos lo estamos haciendo, Bien por tu papá.
    Un saludo fraternal desde Venezuela, nosotros tenemos años que no la estamos pasando bien pero seguimos de pie y con fe. Un abrazo

    Responder
  2. Hola Marcela ! como cada cosa que me viene sucediendo, abrí tu post justo en el momento que tenía que ser… Es cierto, como vos decís, estamos todos conectados!
    Me siento muy identificada con tus palabras. Están siendo momentos muy difíciles para Latino América, y para el mundo entero en general.Quedarnos con lo bueno de cada experiencia, me parece la mejor opción.
    Muchas gracias por compartir tu mirada, tu sentir… Me está haciendo muy bien! Creo que hoy apareciste para guiar mi día!!!! 🙂 Gracias por eso tambièn!!!!!
    Abrazos fuertes desde la Patagonia Argentina

    Responder
  3. Muy sabio lo que has escrito. De las cosas malas también se sacan profundas enseñanzas
    Algo que siempre se puede hacer es COLABORAR, EXTENDER LA MANO,EMPATIZAR,con ese otro ser humano, que no es TAN otro, sino otra parte del TODO,del que formamos parte.
    Bendiciones y Luz para ti.
    María Delicia

    Responder

¿Qué opinas?