Cómo superar el rechazo

Ayer conversaba con una amiga, quien a sus 29 años enfrenta su primer rechazo amoroso. Aunque había tenido relaciones pasadas y rupturas dolorosas, nunca había dado el primer paso para decir a alguien que le gusta y menos aún que le digan que no es correspondida.

Esta situación le afectó más de lo que ella esperaba (y de lo que yo esperaba también), ya que es una persona muy segura de sí misma y con una vida social activa. Nada daba a pensar que esta situación le iba a entristecer un poco más de la cuenta.

La conversación me llevó a pensar todas las veces que he sido rechazada y como poco a poco esta situación ha sido sobrellevada hasta restarle importancia. Pero eso no quiere decir que el momento menos pensado, un rechazo no me llegue en forma de huracán emocional y deje de lado todo lo aprendido. Sobre todo en el aspecto laboral.

PERO, mientas meditaba sobre la conversación que tuvimos, me di cuenta que llegamos a muchas conclusiones. Seguramente te pueden ayudar a “sistematizar” tus sentimientos y entender que el rechazo forma parte de la vida y que evidentemente se puede superar.

  1. Todos sufrimos rechazo tarde o temprano

Desde niña fui muy mala para los deportes. Ahora que lo pienso no creo haber sido tremendamente mala, pero definitivamente educación física me costaba más que a las demás niñas. Fui siempre la última en ser escogida para conformar equipos y esto me hizo vivir el rechazo desde jardín de infantes.

La resignación fue mi mejor amiga en ese aspecto. Los deportes no eran lo mío y decidí evitarlos mientras me fuera posible. Error. Siempre me gustó ejercitarme y el hecho de no ser igual de buena que las demás no quiere decir que no pueda mejorar.

Aunque hoy no soy la mejor (ni mucho menos) me encanta hacer deporte y practico rugby. Definitivamente no me escogen primera ni de titular, pero me ha ayudado a rodearme de chicas espectaculares. Me enseñan día a día con paciencia, he notado mi progreso y sé que puedo en un futuro jugar como las demás.

Moraleja 1: El rechazo no significa que debes dejar de intentarlo. Todo lo contrario, es el motor para que continuar.

Moraleja 2: No dejes que la decepción te aleje de las cosas que te gustan.

Moraleja 3: Todos sufrimos rechazo, es parte de la vida. No lo tomes personal aunque te parezca que lo es.

  1. El rechazo romántico

Al llegar la adolescencia, llegaron también los rechazos románticos y aunque en el amor no tengo mayor experiencia; he visto desde entonces hasta la actualidad, muchas personas cercanas sufrir demasiado por esta razón.

El rechazo romántico no se refiere solo a un amor no correspondido. También cuando nos terminan porque se acabó el amor por parte de nuestra pareja o no estamos dentro de sus prioridades.

En fin, el rechazo romántico lo entiendo como el sentimiento de no ser suficiente para otra persona. Pero es simplemente es la elección de alguien que no cumple nuestras expectativas. Me explico:

Digamos que Pedro le pregunta a Ana si quiere ser su novia. Ana le dice que lleva saliendo con un chico del que se ha enamorado, así que rechaza la propuesta de Pedro.

Si Pedro se forjó muchas expectativas de su relación con Ana, le será mucho más difícil superar el rechazo> pero si sus expectativas fueron pocas y simplemente quiso expresar sus sentimientos y ver qué sucede, entenderá que el rechazo es parte de la vida y que si un ciclo se cierra, otro se abre.

Encontrará su responsabilidad en lo que pasó pero también entenderá que una persona no tiene la obligación de estar con él porque esa era su expectativa

En cuestiones del corazón, nunca se termina de aprender. Pero si de algo estoy segura, es que las expectativas son el asesino más eficiente de relaciones. Si sientes que tu pareja te ama, sigue construyendo ese amor pero no esperes que te lo demuestren como tú quieres, sino como tu pareja sabe.

Moraleja 1: Aceptar el rechazo y continuar con la vida, es de personas maduras y con buena autoestima.

Moraleja 2: En relaciones, trata de no tener expectativas. Vive el presente y no esperes que la otra persona reaccione como tú esperas.

  1. Vamos a sufrir rechazo más de una vez y de diferentes formas

Los rechazos en los deportes y en la vida amorosa, son solo dos formas de las miles en las que podemos sufrir rechazo. La idea es aprender a reaccionar ante él, encontrar la responsabilidad y mejorar para disminuir las probabilidades de ser rechazados.

Moraleja 1: Todos tenemos vacíos, es por eso que ciertos rechazos nos afectan más que otros.

Moraleja 2: Aceptar y mejorar es la única alternativa.

  1. El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional.

 

El rechazo duele, y quien diga lo contrario miente. Pero sufrir o mortificarnos es otra cosa. Está bien sentir dolor y tristeza pero a menos que tengas una situación clínica donde debas consultar con tu médico, tu mente está hecha para recuperarse y asimilar los hechos. Toma tiempo y paciencia.

Moraleja: Acepta el dolor pero no el sufrimiento.

Este post resultó más largo de lo que planifiqué pero espero que te haya servido para mejorar tu relación con el rechazo y verlo de una manera no tan negativa. Suscríbete si no lo has hecho aún para que formes parte de esta gran familia y recibir tus regalos. También déjame saber en los comentarios que te ha parecido este post o sobre que otros temas quieres que trate.

¡Un abrazo y buena vibra!

¿Qué opinas?