¿Cuándo nuestro hogar nos enferma?

Generalmente creemos que lo que nos enferma son agentes externos, aunque no siempre sea así. Especialmente con la llegada de la pandemia, nos hemos dado cuenta que es importante no solo tener un hogar sano, sino que aumente nuestras defensas.

Esto es posible, y aunque muchas de las sugerencias que te voy a presentar a continuación son constructivas, pueden servirte para identificar que tan sano es tu hogar y que requieres mejorar:

No facilita la limpieza y la higiene

Un hogar debe tener muebles ligeros y fáciles de retirar al momento de la limpieza, de la misma manera adornos y electrodomésticos.

He visitado hogares donde a manera de decoración se colocan recuerdos de bautizo de personas que ya se encuentran en la universidad. No desestimo los sentimientos que pueden estar arraigados a ciertos objetos, pero es importante depurar de tiempo en tiempo y dejar a la vista únicamente lo que nos gusta y nos es útil.

Ventilación inadecuada enferma

Mediante ventanas que den a un espacio abierto, preferiblemente a cierta distancia de las avenidas principales donde abunde la contaminación. Si no es posible incorporar esto en todos los ambientes, puedes tener aparatos que oxigenen el espacio y mantener las puertas abiertas el mayor tiempo posible.

Poca iluminación enferma

Las ventanas también son la solución ideal, no solo porque permiten el paso de la luz sino porque el sol tiene propiedades desinfectantes. Al igual que el punto anterior, si te es imposible tener iluminación natural puedes optar por lámparas UV y desinfectar cada cierto tiempo los espacios.

Elementos con baja vibración

La vibración se concentra en nuestro cuerpo sin que nos demos cuenta. Examina si tienes a tu alrededor objetos que te traen malos recuerdos y cámbialos lo más pronto posible; haz que tu hogar sea tu refugio y una expresión de quien eres y de lo que quieres llegar a ser.

Espacios sin objetivos claros

Es verdad que con el tiempo las viviendas son cada vez más pequeñas, pero eso no es excusa para usar baños o cuartos de bodegas cuando lo lógico es deshacernos de lo que no nos sirve. En lo posible haz que cada ambiente tenga una función, de preferencia incluye un rincón donde los miembros de la familia puedan estar en silencio si así lo desean, puede ser un estudio o espacio de meditación.

Espero que estos consejos te sirvan para hacer más saludable tu hogar. No olvides suscribirte si no lo has hecho aún para que formes parte de esta gran familia y recibas tus regalos. Déjame saber en los comentarios que te ha parecido este post o sobre que otros temas quieres que trate.

¡Un abrazo y buena vibra!

¿Qué opinas?