¿Quién fabrica la belleza?

Este post no trata sobre feng shui pero creo que de alguna manera topa el tema de la espiritualidad, los cánones de belleza han sido candados para toda la humanidad pero sus principales víctimas hemos sido las mujeres (lo escribo yo, que me estoy realizando un tratamiento para reducir el abdomen).

El presente texto lo escribí hace tiempo para otro blog que ya no existe, pero quise publicarlo acá porque me parece importante difundir este tema que trata tanto sobre nuestra autoestima y la manera como nos percibimos.

Supongo que en la actualidad, vivimos más superficialmente que en cualquier otra época de la historia. La búsqueda del arquetipo de la belleza y el culto a lo exterior ha reemplazado a las religiones, y es el requisito fundamental para encontrar lo que cualquier persona busca: Aceptación. La lucha contra el envejecimiento es más que aceptada, es promovida por los medios de comunicación y ciertos sectores de la medicina que lucran de la desesperación de mujeres y un número creciente de hombres, que intentan llenar a rajatabla los cánones de belleza tan duramente impuestos.

El bombardeo constante de fotografías con modelos de cuerpos perfectos que parecen ser bellos sin ningún esfuerzo, tienen detrás de cámaras un proceso de producción y postproducción intenso, manejado por expertos en diversas ramas que estudian e identifican el talón de Aquiles de la población en general. Los anuncios son fabricados especialmente para impresionar, quieren vender una sensación y un resultado, no necesariamente un producto que llene las expectativas.

Un día, coincidencialmente encontré un video de Ted Talks; al verlo, me pareció uno de los más claros, imparciales y con mayor aporte. En él, Cameron Russel, top model, explica desde un punto de vista pragmático, como se fabrica la belleza y como todos nosotros nos dejamos encandilar fácilmente sin cuestionar todo el proceso que una simple fotografía conlleva.

Cameron inicia su charla, afirmando que la imagen es poderosa, pero al mismo tiempo superficial. Fácilmente y con recursos bien manejados, con una sola fotografía podemos cambiar la perspectiva de una persona en 180 grados. Las fotos no son de las modelos, son construcciones realizadas por varios expertos.

Un cuerpo es resultado de la genética, ni más ni menos. Sin duda podemos esculpirlo dentro de ciertos límites, pero números como la estatura o el color de piel u ojos, no pueden ser manejados a nuestro antojo. Lastimosamente, la genética que para algunos va acorde al estereotipo de belleza, para otros es motivo de persecución, discriminación, baja autoestima e inclusive la muerte.

Desde niñas, a las mujeres se nos programa para ser perfectas, y es realmente triste ver como la gran mayoría (por no decir todas), nos mortificamos en algún momento de nuestra vida por cuestiones físicas que están totalmente fuera de nuestro control. En vez de enfocarnos en el increíble potencial que tenemos por delante, solo miramos superficialmente un físico que contiene a lo verdaderamente importante.

Una fijación únicamente externa sobre el aspecto físico conlleva sin duda a las mayores inseguridades, razón por la cual modelos de pasarela son tan inseguras y muchas de ellas infelices, llegando a cometer suicidios. Amar tu cuerpo y cuidarlo, también significa no compararlo. Pero más allá de la belleza, enfoquémonos en todo lo que podemos llegar a ser si nos lo proponemos. No eduquemos a nuestros niños y niñas con visiones erradas sobre la belleza, informémosles quién la fabrica y con qué objeto.

Espero que este post te sirva para empezar a percibirte de otra forma. No olvides suscribirte si no lo has hecho aún para que formes parte de esta gran familia y recibas tus regalos. Déjame saber en los comentarios que te ha parecido este post o sobre que otros temas quieres que trate.

¡Un abrazo y buena vibra!

¿Qué opinas?