Razones por las que el feng shui te da felicidad

En estos tiempos de pandemia, muchos nos hemos obligado a replantearnos que es la felicidad. Claramente no está en el dinero ni en la ropa, no sirve tener un closet lleno de zapatos si no tenemos donde ir, una casa inmensa si no tenemos invitados a quienes recibir.

En mi caso estoy feliz y agradecida por tener un hogar cómodo, amigos y amigas con quienes conversar a distancia y actividades que hacen que se me pase el día volando. En esto el feng shui tiene mucho que ver, gracias a él he reorganizado mi entorno y mi interior.

Por eso hoy te quiero compartir las razones por las cuales el feng shui me ha hecho feliz, aunque seguramente hay muchas más:

Desapego es felicidad

Mientras mayor el desapego, mayor la felicidad. En el momento en que nos cuestionamos si nos deshacemos de algo o no, estamos entrenando el desapego; es muy importante hacer nuestra desintoxicación a consciencia porque de esta manera nos damos cuenta que es necesario dejar ir cosas, relaciones, personas o lugares.

Cuesta entender que la vida es cambio pero el feng shui es una excelente manera de experimentar el dejar ir para recibir algo nuevo y mejor.

Te induce a vivir con lo que sientes felicidad

Cada objeto tiene su elemento y su energía. He repetido en varios posts que un hogar feng no significa tener gatos chinos moviendo la mano, significa tener un hogar equilibrado a tu estilo.

Esto quiere decir que nunca debes conservar objetos que ya no vibran contigo, conserva lo que esté en buen estado, te sirva y te guste. Aplica también para personas y relaciones.

Te organiza la vida

Cuando empiezas a desintoxicar y aplicar el mapa Bagua, sin darte cuenta organizas todo tu entorno, y poco a poco vas llevando este orden a tu carpeta de fotos del celular, tu estado de cuenta o tus pdfs. Confieso que si algo me hace feliz es el orden.

Te enseña a escuchar lo que sientes

El feng shui te enseña a escuchar tu entorno, entender lo que te dice y saber manejarlo para tu beneficio. Medita un momento y observa con detenimiento tu hogar, como alguien que nunca lo ha pisado, observa lo que nunca habías visto y lleva esta contemplación hacia tu interior seguramente te darás cuenta de sentimientos reprimidos.

No terminas de aprender

Personalmente me considero muy novata en esto del feng shui. Tú me preguntarás, ¿qué haces enseñando? Y yo te contestaré que es la mejor forma de aprender. Hay tantas corrientes e información que aporta que es imposible saberlo todo.

Espero que estos puntos te hagan caer en cuenta que la felicidad está más cerca de ti de lo que crees. No olvides suscribirte si no lo has hecho aún para que formes parte de esta gran familia y recibas tus regalos. Déjame saber en los comentarios que te ha parecido este post o sobre que otros temas quieres que trate.

¡Un abrazo y buena vibra!

¿Qué opinas?