Secretos para una comunicación efectiva

Una de las tantas características que diferencia al ser humano de los otros animales, es la forma de comunicación; lastimosamente, no todas las personas sabemos utilizarla eficazmente o explotarla al máximo. La mayoría de veces, los conflictos en la comunicación no se dan directamente por las palabras dichas, sino por el tono o la forma en que fueron enunciadas o interpretadas por el oyente. Por esta razón, es necesario aprender tácticas del lenguaje que cambian drásticamente  el entorno del mensaje, aunque su espíritu siga siendo el mismo.

Ser directo no significa ser grosero

Muchas veces he escuchado cosas ofensivas bajo la excusa: “Lo que pasa es que soy una persona directa”. Toma en cuenta que las personas no recuerdan lo que les dices, sino cómo les haces sentir. Si quieres tener una comunicación efectiva, especialmente al principio, fíjate en las palabras adecuadas para ir directo al punto sin herir demasiado a la persona.

Es preferible que la dirección de la oración vaya hacia un objeto y no hacia la persona. Por ejemplo:

-La comida te quedo fea.

-No estoy acostumbrada a comer con tanta sal. ¿Me pasas un poco de agua?

En ambos casos puede que el individuo resulte herido, pero es más probable que la primera oración sea tomada como un ataque personal.

Habla con el prefijo “nos” cuando trates de aspectos negativos o delicados.

Cuando trabajamos en equipo, es común tener conflictos cuando existen errores que se atribuyen a alguien en específico; pero si aplicas el prefijo nos, es menos probable que la persona se sienta intimidada y se coloque en estado defensivo. Puedes llamarle la atención incluyendo en parte o totalmente el prefijo nos, para que se centre más en el problema y menos en la culpa.

Comunicación sentimientos y no de hechos

En relaciones familiares, de amigos o de pareja, es común tener inconvenientes por hablar de hechos y no de sentimientos. Los hechos son interpretados según cada persona, mientras los sentimientos no pueden ser discutidos. Por ejemplo:

  • Te vi coqueteando con esa mujer.
  • Me sentí celosa mientras hablabas con esa mujer.

En el segundo caso es más probable encontrar una solución, mientras que en el primero se avecina una discusión.

Comunicación con tu lenguaje corporal

Un alto porcentaje de nuestra comunicación es no verbal, por lo que es importante poner atención a las señales que emitimos con nuestro cuerpo, pues pueden ser contrarias a lo que queremos comunicar. Es necesario tener los brazos sin cruzar y el torso de frente a la persona con la que estamos conversando, lo contrario denota inseguridad o malestar.

Intenta empatizar con el oyente y siempre da opciones

Para persuadir una decisión es vital que la persona no se sienta obligada, por lo que es recomendable, que siempre des opciones o usar la frase “Solo si deseas…” pues así, otorgas un poco de poder a la otra persona y es más factible que acceda a tu petición de la mejor manera. Si acorralas al conversador es probable que enfrente tu propuesta o acceda con mala actitud.

La comunicación es el pilar fundamental de nuestra vida social, pero para esto es necesario ser conscientes de su importancia y aprender nuevamente las formas más efectivas de expresión para comunicar nuestras ideas y evitar conflictos totalmente innecesarios. El respeto y unos pocos consejos marcan la diferencia entre una conversación constructiva y una discusión inútil.

Espero que estos consejos te sirvan para mejorar tu comunicación. No olvides suscribirte si no lo has hecho aún para que formes parte de esta gran familia y recibas tus regalos. Déjame saber en los comentarios que te ha parecido este post o sobre que otros temas quieres que trate.

¡Un abrazo y buena vibra!

¿Qué opinas?